• instagram
  • funpage
  • linkedin
  • twitter
  • sindicacion
logo Infraestructura Hospitalaria

Péndulo Friccional, producto de Sísmica

Péndulo Friccional 
Sísmica

El péndulo friccional es un dispositivo de aislación que se utiliza para la protección sísmica de todo tipo de estructuras, en particular, para hospitales. Es un elemento que cuenta principalmente de tres partes: dos placas de acero con superficies curvas (una cóncava y otra convexa) y un coeficiente de roce muy bajo, y un elemento deslizante ubicado entre ellas. Estos tres elementos se encuentran totalmente separados unos de otros. Su uso comienza masivamente en la década del 2000, alcanzando en pocos años al uso de aisladores más tradicionales como los aisladores elastoméricos. A modo de mostrar el cambio que ha experimentado nuestra empresa, desde el año 1998 a la fecha, se han fabricado y vendido alrededor de 15.300 aisladores elastoméricos (con y sin núcleo de plomo), y desde el año 2009 a la fecha (año donde se comenzaron a utilizar los péndulos friccionales), se han fabricado y vendido más de 13.600 dispositivos. Esto muestra lo rápido que ha escalado el producto a nivel mundial.

Su uso se ha masificado gracias a diversas ventajas, tanto técnicas como económicas, que lo convierten en una alternativa bastante más atractiva. En primer lugar, y en cuanto a la parte técnica que lo diferencia, es un dispositivo que elimina por completo el efecto de la torsión en la estructura, por el simple hecho de la definición de un péndulo friccional. Al ser un elemento que actúa por gravedad, su buen funcionamiento está prácticamente garantizado. Junto con esto, cabe mencionar que son elementos que se fabrican prácticamente con acero y otros metales, lo que se traduce en una velocidad de fabricación considerablemente mayor, sobretodo en proyectos grandes que utilizan 300 o más de estos dispositivos (como es el caso de los hospitales). Además, y al ser hechos de metales, la variabilidad entre un dispositivo y otro es prácticamente cero, lo que se traduce en una normativa de ensayos más flexible.

Ahora, si consideramos las ventajas económicas que tiene, podemos encontrar que, dado el tiempo de fabricación, el tiempo de entrega de los dispositivos es significativamente menor. Esto último previene a los proyectos de entrar en atrasos debido a la ausencia de los elementos de aislación sísmica que, como bien sabemos, se instalan antes del comienzo de la superestructura. Adicionalmente, es un producto que es más económico que el aislador elastomérico, cuyo precio puede llegar a ser un 25% más bajo si consideramos la solución completa (fabricación, ensayos, y envíos). Estos dos factores son los que principalmente lo convierten en la alternativa más conveniente a nivel mundial. A esto, podemos agregarle beneficios como: mayor resistencia al fuego (duración cuatro veces mayor que la de los aisladores de goma), espesor reducido en comparación con los aisladores elastoméricos, reemplazo parcial en caso de ser necesario debido a la posibilidad de separar las partes del dispositivo con facilidad, y una resistencia a la carga vertical que no disminuye a medida que el desplazamiento aumenta.

Finalmente, podemos decir que el péndulo friccional se ha convertido en la alternativa más ocupada a nivel mundial, donde sus ventajas técnico-económicas se evidencian de mayor manera en proyectos de gran envergadura (hospitales principalmente), donde encontramos cientos, quizás miles, de dispositivos instalados.

Países con gran riesgo sísmico, como Turquía y Japón, ya utilizan esta tecnología diariamente. Acá en Chile, su uso ha sido probado en un tanque de GNL en la V región, pasando sin problemas el terremoto del 27F del 2010. Del mismo modo, edificios de oficinas y estructuras industriales tecnológicas cuentan con esta tecnología, la cual ha probado su funcionamiento en más de una ocasión. Este es el caso del proyecto Nueva La Dehesa, dos edificios de oficinas idénticos, donde uno tiene aisladores de péndulo friccional y el otro no. Los resultados fueron claros luego del terremoto del 16S del 2015, donde el edificio protegido sufrió sólo daños superficiales, mientras que el edificio sin protección sísmica tuvo problemas en los ascensores, lo que impidió su normal funcionamiento durante días posteriores al evento.

sismica
sismica
sismica
sismica

Mas información, CLIC AQUI