• instagram
  • funpage
  • linkedin
  • twitter
  • sindicacion
logo Infraestructura Hospitalaria
  • Portada
  • Noticias
  • Nacional
  • Señales de estrechez financiera de Salud explicarían caída de los precios de los hospitales

Señales de estrechez financiera de Salud explicarían caída de los precios de los hospitales

 Hasta $88 mil millones menos que el año pasado ofertaron las empresas que participaron en las últimas licitaciones para construir los hospitales Barros Luco, de Chillán, Linares y Talcahuano.

Son concursos que se debieron hacer por segunda vez, después que el año pasado Contraloría se abstuviera de tomar razón de las propuestas de adjudicación que había realizado el Ministerio de Salud.

Y aunque las aprensiones del organismo de control tenían que ver más bien con la falta de información sobre la solvencia financiera de las empresas que con sus ofertas, la repetición de las licitaciones provocó una caída de los precios de 14% en promedio.

Todas las empresas que participaron en las licitaciones bajaron sus precios sin que durante estos meses -pasó menos de un año entre la primera y la segunda licitación- se haya producido algún cambio importante en el sector de la construcción.

Por ello, conocedores de la industria aseguran que uno de los factores que más ha influido en los valores se relaciona con señales de estrechez financiera que ha dado el Ministerio de Salud.

El programa de gobierno consideraba invertir US$ 4 mil millones en cuatro años, para dejar 20 hospitales construidos, igual número en construcción y la misma cantidad en licitación o diseño. Pero si se suman los recursos considerados para este ítem en las leyes de presupuesto de 2015, 2016 y 2017, a fines de este año se habrá gastado un máximo de US$ 2 mil millones.

Además, los ministros de Salud y Hacienda han señalado que el plan se tuvo que "aplanar", considerando un menor gasto para este período y comprometiendo recursos para los años siguientes.

"En las licitaciones siempre hay ponderaciones distintas para la experiencia de las empresas, o distintos factores. Pero nosotros vemos que aquí el único factor que están considerando los servicios de salud para adjudicar proyectos es el precio", comentó un miembro de la Constructora San José, que participa en tres licitaciones y ofertó hasta $30 mil millones menos que en 2016.

Añadió que "hoy lo que uno busca es ganar menos , pero mantenerse en el mercado", considerando que todavía se deben licitar decenas de hospitales para cumplir con el plan del Gobierno.

Menor precio, igual calidad

El ex ministro de Salud Jaime Mañalich planteó que "el problema con los procesos de relicitación es que los oferentes ya conocen los precios máximos que el fisco está dispuesto a pagar. Un aspecto clave de estas grandes licitaciones es precisamente que los interesados compitan por calidad al mejor precio. Se pierde este efecto cuando el precio máximo es conocido".

Mañalich sostuvo que una vez adjudicados los proyectos "por la vía de agregar obras, o renegociar plazos, se pueden luego 'mejorar' los contratos" y que los "los oferentes efectivamente apuestan a una mejoría posterior". En ese sentido, agregó que "en otros países los hospitales se construyen mediante concesiones precisamente porque la empresa que se hace cargo se queda al menos 15 años garantizando el buen funcionamiento del hospital, y la posibilidad que minimicen calidad en la construcción es más difícil".

Pero en el Ministerio de Salud aseguran que "a medida que ha avanzado el plan de inversiones hospitalarias de la cartera, las licitaciones se han hecho más competitivas y al haber más competencia se obtienen ofertas de menor valor".

En la cartera detallan que las exigencias para los proyectos "son idénticas entre la primera y segunda licitación" y que la calidad de los proyectos "se cautelará verificando el estricto apego de las ofertas que se reciban y de la que se proponga adjudicar a las exigencias y estándares establecidos en las especificaciones técnicas".

En evaluaciónSalud está revisando el "procedimiento de contratación" de las obras del Hospital de San Antonio después de declarar desierta su segunda licitación.

$88 mil millones bajó su oferta  para construir el Hospital Barros Luco la empresa Astaldi, la que más redujo su precio. Pasó de $287 mil millones a $199 mil millones.

14% más bajas fueron las ofertas promedio para los hospitales de Linares y Chillán en las segundas licitaciones. En Talcahuano la caída fue menor, pero hubo más constructoras interesadas.

Siete empresas participaron  por el recinto de San Antonio. Es el único concurso declarado desierto de los cinco que se repitieron.

Fuente_ElMercurio / Fecha_20-05-2017