• instagram
  • funpage
  • linkedin
  • twitter
  • sindicacion
logo Infraestructura Hospitalaria

Rui Maia

Rui Maia

1. ¿Qué profesión tienes y donde estudiaste?
Arquitecto por la Facultad de Arquitectura de Lisboa

2. Si volvieras estudiar ¿Qué estudiarías?
Mi opción por la arquitectura aparece casi como algo genéticamente inevitable, puesto que somos siete arquitectos en una familia muy pequeña. Como tal, crecí rodeado de proyectos, de maquetas y de revistas de arquitectura que hojeaba en el estudio de mi padre, desde mucho antes de saber leer.
Cuando empecé a decir que quería estudiar arquitectura, un tío mío también arquitecto, me dijo en un tono muy serio y mirándome a los ojos, que un arquitecto debería tener tres características fundamentales, para lograr trabajar con alegría a lo largo de toda su vida: un gran inconformismo (siempre en la búsqueda de las mejores soluciones), una paciencia sin límites (para hacer y rehacer lo que supuestamente ya estaría cerrado) y sobre todo, una verdadera pasión por las personas. Le escuché atentamente, a la edad de 10 años, y lo llevé muy en serio, tan en serio, que no solamente hice la carrera de arquitectura, como que terminé especializándome en arquitectura hospitalaria, donde el inconformismo, la paciencia y el amor a las personas se requieren en doble. Hasta ahora no hay arrepentimientos de ningún tipo. Disfruto mucho de la profesión.

3. ¿Qué estás aprendiendo en este momento?
Estamos recopilando información sobre centros de Protonterápia, porque vamos a iniciar un importante proyecto de este tipo.

4. ¿Qué persona ha sido la más importante en tu vida?
Mis padres desde que yo he nacido y mis hijos desde que existen.
 
5. ¿En qué país vives actualmente y en que otro país te gustaría vivir?
Resido desde hace unos años en la bellísima ciudad de Madrid, a pesar de viajar mucho sobre todo a Sudamérica y me encuentro muy a gusto.
 
6. ¿Cómo te imaginas tu ciudad en 100 años más?
Mi ciudad de siempre es la antigua y hermosa Lisboa, bautizada en la mitología griega como “Olissipo” (ciudad fundada por Ulises), cambiando al latin para “Olissipona” por los romanos y más tarde para Al-Lixbûnâ tras la ocupación musulmana de la península ibérica.
En 100 años me imagino una ciudad que reforzará su carácter de Capital Atlántica de Europa, como punto de encuentro entre todos los continentes, abierta, acogedora y tolerante como siempre ha sido, en oposición a los vientos separatistas e individualistas que soplan actualmente un poco por todo el mundo.

7. ¿Qué le regalarías a tu ciudad?
Lisboa tiene una bellísima luz atlántica, una historia ancestral materializada en una arquitectura de enorme riqueza, un rio que parece un mar y un mar que conecta la ciudad con el mundo. Es difícil de regalar algo a quien ya tiene todo, o casi todo, pero en el caso de Lisboa, le regalaría el “Smart”, para que se pueda transformar en una verdadera “Beautyful and Smart City”.

8. ¿De qué forma te nutres o te actualizas de lo que está sucediendo en los hospitales, día a día?
En una empresa multidisciplinar y multinacional como IDOM, recibimos una constante torrente de información proveniente de las diversas áreas técnicas y geográficas, y es frecuente que en un mismo día nos lleguen noticias sobre el último avance en protonterápia desde nuestro Área de Nuclear, juntamente con el nuevo diseño de un bisturí ultrasónico realizado por el Área de Ingeniería Avanzada de IDOM.
En paralelo consideramos de enorme importancia la participación de nuestros especialistas del sector Salud en congresos de la especialidad, como ha sido el caso del “7º congreso de Hospitalaria” el año pasado en Santiago. 

9. Para ti qué es más importante, ¿El paciente o la funcionalidad del edificio?
Creo que un buen diseño funcional de un hospital debería lograr conciliar la calidad de estancia y el confort de los pacientes, con los procesos, flujos clínicos y la logística, para que todo funcione muy bien. Sin embargo y si en un caso puntual hay que priorizar algo, “Patients First!”.

10. ¿Cuál es el corazón del hospital, en cuanto a espacios?
En mi opinión el corazón del hospital es el centro quirúrgico. 

11. ¿Cuál es proyecto hospitalario ícono más importante a nivel mundial?
Siempre me ha impresionado mucho el proyecto del Sanatorio antituberculoso Paimio de Alvar Aalto, ganado en un concurso en 1929, proyecto que ha puesto a Finlandia en el mapa de la arquitectura moderna. Tanto el edificio como todo el mobiliario han sido diseñados por Aalto, como si de un “instrumento medico” se tratara, favoreciendo la curación de los enfermos de tuberculosis.

12. En 50 años más, ¿Cuál crees que será la unidad más importante del Hospital?
Creo que seguirán siendo los quirófanos, utilizando tecnologías ahora mismo inimaginables, asociadas a una importante robotización de los procedimientos, y con recurso sistemático a la utilización de tejidos y órganos generados artificialmente por impresoras 3D.

13. ¿Qué consideras más eficiente, un Hospital a gran escala (sobre 80.000 m2) o uno a mediana escala?
La eficiencia de un hospital se puede medir en función de muchos parámetros distintos: funcionales, logísticos, económicos, al nivel de la sostenibilidad, de la flexibilidad, y de su longevidad en el tiempo, esta última con repercusión directa en la rentabilidad de la inversión financiera inicial, siempre de gran magnitud.
Creo que más importante que el tamaño de la infraestructura, son los modelos de gestión clínica y tecnológica implementados, apoyados por supuesto en buenas soluciones de arquitectura y de ingeniería, lo que puede dictar la eficiencia del hospital a lo largo de su vida útil. 

Fecha_Agosto2017